Main Area

Derechos Humanos, castración física e inhabilidad moral

Por Sebastián Aguirre Astigueta

Derechos Humanos, castración física e inhabilidad moral

No se puede dejar pasar por alto el inmenso atentado a la dignidad y valor de la persona humana, que demagógicamente, infiere un diputado nacional, representante del pueblo de la Provincia de Salta, ya no al pueblo de la Nación sino a la civilización occidental, al proferir su frase “los derechos humanos son para los humanos derechos, no para los torcidos”. Ello en ocasión de su propuesta legislativa de verano, de castración física para los violadores.

Si algo caracteriza a los derechos humanos es que “son” para todos, no solo para quienes el diputado caracteriza como “derechos”, pues son inherentes a la condición humana. Entran en esa condición y tienen derechos iguales e inalienables por ser miembros de la familia humana, hombres y mujeres, personas pobres y ricas, gordos y flacos, homo y heterosexuales, privados y no privados de libertad, delincuentes y no delincuentes. Bien valdría recordar que, como lo establece el primer artículo de la Declaración Universal de Derechos Humanos, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 10 de diciembre de 1948, en la misma ciudad en que 159 años antes había visto la luz la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

Como bien dice la Declaración y lo desarrollan todos los Tratados de Derechos Humanos de los que nuestra Nación es signataria y parte, todos los seres humanos tienen derecho a una mínima protección de su dignidad, que se ha reconocido inviolable, luego de siglos y siglos de evolución de nuestra cultura jurídica. Si dejásemos por un momento a cargo de este diputado la definición e individualización de a quienes considera “torcidos”, seguramente la mitad de aquellos quedarían sin protección.

Con lo que trasunta su pensamiento estoy casi seguro que el señor diputado piensa que los derechos de género son un exceso liberal, que las mujeres no “merecen” la igualdad de derechos ni deben salir a trabajar ni ser independientes sino quedarse en casa y criar a los niños; que los pobres son pobres porque son vagos y eso de la Asignación Universal (Decreto PEN Nº 1.602/09) no es ninguna justicia social sino fomento de la haraganería; que los gordos, en su caso, deberían hacer dieta y no pretender prestaciones que le aseguren un nivel adecuado de salud (ley 26.396); que los homosexuales son una desviación de la naturaleza y que deberían azotarse la espalda para redimirse, no pretender casarse (ley 26.618) o que se respete su identidad de género (ley 26.743); que los presos si están en esa condición es porque se lo han ganado y el castigo no debería ser poco (…porque las cárceles son para castigo, para mortificar, no para educar); y los delincuentes… bueno, a los delincuentes habría que cortarles el pene si violaron, la mano si robaron, la lengua si injuriaron, las orejas si escucharon lo que no debían y la cabeza si mataron… A los humanos “derechos”, todo… A los “torcidos”, ¿qué derechos humanos?, ni el flaco perdón de Dios.

Como lo exige un prestigioso intelectual de nuestra Provincia (http://noticias.iruya.com/newnex/opinion/critica-politica/5383-los-derechos-humanos-son-para-los-humanos-derechos-no-para-los-torcidos-dice-el-diputado-salteno-alfredo-olmedo.html,) urge que la Cámara de Diputados de la Nación emita un contundente pronunciamiento de rechazo o repudio a estas deleznables declaraciones y que los organismos públicos y privados que trabajan en la defensa de los Derechos Humanos exijan la inmediata dimisión del diputado o su remoción por inhabilidad moral (Art. 66 de la Constitución Nacional).

Dr. Sebastián Aguirre Astigueta

DNI 25.800.828 Cafayate, Salta

Autor: admin
Archivos Asociados - Descargas
test1
test1



Comentarios




2020 COLEGIO DE ABOGADOS Y PROCURADORES DE SALTA . Todos los derechos reservados.