Main Area

La Violencia de Género desde la mirada de un hombre funcionario de la Defensa Pública

Autor: Dr. Alvaro Ramiro García - Secretario del Ministerio Público de la Defensa.

La Violencia de Género desde la mirada de un hombre funcionario de la Defensa Pública

Cuando hablamos de violencia de género, no debemos únicamente referirnos a la violencia que ejerce el hombre hacia la mujer, sino también a la que ejerce el hombre hacia los niños/as, adolescentes y hacia otros hombres.

Sea cual sea la forma en que se ejerce la violencia, la misma afecta principalmente a los que no la ejercen y especialmente a las niñas/os. No debemos solo detenernos en manejar o controlar sus consecuencias, sino que debemos construir una cultura de paz a través de nosotros y de los niños/a; entonces la violencia resultará menos aceptable , menos común y con el tiempo no habrá consecuencias de violencia ya que no existirá violencia y las niñas/os dejarán de ser las principales víctimas.

Existen masculinidades violentas, y éste es el factor clave en todo tipo de violencia, y son estas masculinidades violentas las que provocan una transformación de la vulnerabilidad de las personas en verdaderas experiencias de violencia y sufrimiento.

Los niños/as que presencian directa o indirectamente hechos de violencia, ya sea ésta doméstica, económica, laboral, etc.,  aprenden esta forma de relacionarse como natural, y naturalizan la violencia para su futuro, sosteniendose así una transmisión intergeneracional de violencia. Cuando los niños/as afectados por los hechos de violencia que viven, no son oídos, sufren la peor violencia, que es ser ignorados y quedan encerrados en su propio silencio.

Existen distintos tipos de violencia, puede ser psíquica, económica, verbal, nutricional, sexual, social, doméstica, cultural entre otras formas. Es también violencia de género la violación a varones y el acoso homofóbico o transfóbico.

Es también una forma de violencia de género la desigualdad de género, y ello puede llevar a una reacción para la defensa de los derechos y del propio proyecto de vida como integrantes de la dignidad humana.

La violencia de género es mayor y la equidad de género es menor cuando los hombres son sobre valorados en relación a las mujeres, y se les enseña a sentirse superior a las mismas,  generalmente es una mujer la que trasmite este mensaje a un niño.

Mutar las relaciones de género es un factor importante para disminuir o terminar con la violencia de género. En el caso de los homosexuales deben dejar de ser descalificados como “no masculinos”, y debe tenerse en cuenta que existen estudios que demuestran que la masculinidad violenta puede tener como impulso el temor a ser vistos como femeninos o gays.

También coadyuva a la trasformación o mutación de las relaciones de género las buenas y afectivas relaciones de los hombres con sus hijas/os, esposas o convivientes, de no ser así, se niegan a si mismos la oportunidad de relacionarse como un buen esposo o buen padre, y privan a sus niños/as de una adecuada figura paterna, y esta práctica será normal para ese hijo/a que la aplicara cuando sea padre o madre en un futuro.

Es un desafío sustituir el sexismo por la responsabilidad para obtener resultados positivos, siendo necesario para este cometido capacitar y apoyar a los formadores de hombres jóvenes para manejar sus propios miedos y cómo enfrentar la violencia. De esta forma y en la medida que su conciencia y autoestima vaya creciendo, estarán listos para reflexionar críticamente sobre sus propias vidas, y así promover el cambio personal y social necesario para erradicar la violencia de género.

Siguiendo este paradigma de hombre responsable y con perspectiva de género, que entienda conscientemente la equidad entre el hombre y la mujer, niños/as, adolescentes y otros hombres, y se involucre en las responsabilidades económicas, afectivas, domésticas, y paternales, se extinguirá la violencia de género y sus vidas y la de la sociedad serán más plenas, sin violencias y los niños/as receptando estos valores realizarán una trasformación generacional en los mismos términos y condiciones.

Con la sanción del Decreto Nº 2654 de fecha 08 de Septiembre del año 2.014, que declara la Emergencia Pública en Materia Social por Violencia de Género en todo el territorio de la provincia de Salta, por el término de dos (2) años, la creación de cinco Juzgados de Violencia Familiar y de Género, en la Provincia de Salta, una Fiscalía Penal de Violencia de Género,  hogares de protección temporal para las mujeres víctimas y el suministro de  botones antipánico, se concretó un giro de 180º en la implementación de políticas públicas orientadas a prevenir, sancionar y erradicar la violencia de género en la comunidad y lograr la construcción de una cultura de paz.

 

 

 

 

 



2017 COLEGIO DE ABOGADOS Y PROCURADORES DE SALTA . Todos los derechos reservados.